El uso de internet y los riesgos en menores de edad

Publicado el:
Compartir en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Originalmente publicado por Elizabeth Ríos en El Sol de Toluca

La pornografía infantil, la extorsión y la trata de personas son algunos de los delitos a los que se ven expuestos los niños, niñas y adolescentes con el uso de redes sociales e internet

Elizabeth Ríos | El Sol de Toluca

Cuando niños, niñas y adolescentes hacen uso del internet y redes sociales sin que un adulto esté pendiente del tipo de contenido que frecuenta, corren un grave riesgo de ser víctimas de tratantes de personas y redes de pornografía infantil, informaron Elohim Hernández y María Eleazar Castro, especialistas de la Dirección General Científica de la Guardia Nacional.

Durante la ponencia sobre cómo prevenir y controlar la violencia en línea contra niños, niñas y adolescentes, impartido a través de Facebook Live de la asociación Alumbramx, los especialistas precisaron que durante la cuarentena por la contingencia sanitaria a causa de la pandemia de Covid-19, los delitos cibernéticos en agravio de menores de edad han presentado un incremento importante, por ello, es aconsejable que los padres de familia estén atentos de las actividades que sus hijos hacen a través de internet.

Conductas que generan violencia en línea

El grooming, también conocido como engaño pederasta, es un conjunto de estrategias por parte de un agresor sexual que se apoya del uso de internet para poder enganchar a un menor de edad, seducirlo y bajo amenazas, obligarlo a realizar actividades ilícitas.

Entre estas destacan la producción de pornografía infantil, secuestros, trata de personas y hasta homicidios y feminicidios.

El sexting es el envío de mensajes con material fotográfico y de video con contenido sexual. Esta conducta, según la información de los especialistas de la Guardia Nacional, generalmente se da dentro del noviazgo o se incentiva para ganar popularidad dentro del grupo de amigos, de una red social o la comunidad de la víctima.

Trascendió que a través del sexting se pueden generar conductas delictivas como la extorsión y chantajes, en los que se pide más contenido similar para ser vendido a través de internet, o incluso se solicita dinero a las víctimas a cambio de no difundir las fotografías y videos.

Uno de los delitos a los que están expuestos los menores de edad al hacer uso de redes sociales e internet sin el correcto cuidado y prevención por parte de un adulto es la pornografía Infantil, mismo que en México se castiga con hasta 12 años de prisión.

Comete pornografía infantil todo aquel que almacena, descarga, distribuye y produce fotografías y videos de índole sexual, en el que los protagonistas son menores de edad.

De acuerdo con los especialistas de la Dirección General Científica de la Guardia Nacional, la venta de “packs” en redes sociales, páginas de internet, u otros, también es considerado pornografía infantil.

Otro delito del que pueden ser víctimas los menores de edad es el robo de identidad, el cual se lleva a cabo cuando una persona, sin importar que también sea menor de edad, crean cuentas falsas en sitios web y redes sociales, con el objetivo de usurpar la identidad de la víctima.

Esta actividad cuando es realizada por agresores sexuales, les permite captar a posibles víctimas de pornografía infantil.

Por su parte, la difamación es la propagación de rumores e información falsa con la intención de dañar la reputación de la víctima, a través de redes sociales y sitios web. Este delito puede causar graves daños psicológicos a las víctimas, según información de la Guardia Nacional.

El ciberacoso o ciberbulling no es más que el bullying llevado a los medios digitales y se origina dentro del ambiente escolar. Por medio de mensajes intimidantes, publicaciones humillantes, difamaciones, burlas, agresiones y acoso, se ataca a la víctima, quien en casos extremos pueden suicidarse para parar con el maltrato, por ello la importancia de que tanto padres como maestros estén alertas de esta conducta.

Finalmente, los retos virales también son considerados generadores de violencia en línea, pues incitan a los menores a realizar actividades que los pone en inminente riesgo. Entre los más sonados destacan el reto de La Ballena Azul y El Momo, entre otros.

Elohim Hernández y María Eleazar Castro mencionaron que el contenido nocivo es el considerado no apropiado para la edad del menor, y con el uso deliberado al internet pueden verse expuestos a pornografía, venta de armas y drogas, además de ser incitados a trastornos alimenticios, maltrato animal y cometer masacres, entre otros.

Recomendaciones de la GN para prevenir este tipo de violencia

Los especialistas de la Dirección General Científica de la Guardia Nacional dieron una serie de recomendaciones para evitar que los niños, niñas y adolescentes sean víctimas de delitos cibernéticos.

La primera, es el establecer un lazo de comunicación y confianza entre padres e hijos, con el objetivo de que si son víctimas de alguna de estas prácticas delincuenciales, las informen a la brevedad posible y se proceda con la denuncia correspondiente ante la autoridad.

Los padres de familia también deben involucrarse en todo momento en los sitios de internet que sus hijos frecuentan y supervisar las actividades que realizan en línea a través de juegos, uso de redes sociales y otros, además de incentivarlos ahacer un uso responsable de equipos móviles.

Es responsabilidad de los padres identificar si sus hijos se dejan influenciar por desconocidos durante su uso del internet, para evitar que caigan en prácticas nocivas, como ofertas engañosas.

Los indicios de que un menor de edad es víctima de un delito cibernético u otra práctica generadora de violencia en línea, son las pesadillas, cambio de comportamiento, trastorno del sueño, irritabilidad, miedos, conductas sexuales no apropiadas a su edad y que reciban llamadas telefónicas de personas que no conocen o números extraños, entre otros.

¿Cómo denunciar delitos cibernéticos con la Guardia Nacional?

Cualquier práctica nociva y generadora de violencia que se realiza en internet, son sujetos de investigación para la Guardia Nacional, mencionó María Eleazar Castro, por lo que las víctimas pueden denunciar los hechos a través del número telefónico 088.

Al momento de interponer una denuncia por un delito cibernético, es necesario que los denunciantes cuenten con todas las evidencias posibles, como capturas de pantalla, videos, audios y otros, para así proceder con la averiguación correspondiente.

Además los denunciantes deberán entregar el dispositivo electrónico con el que se llevó el contacto con el ciberdelincuente o el agresor sexual con la víctima, pues con ayuda de este las autoridades de investigación podrán recuperar información que haya sido eliminada y que pueda fungir como prueba contra el presunto responsable.

Finalmente los padres o tutores de la víctima deben proporcionar datos de acceso a cuentas de redes sociales y otros, desde los cuales se estableció el contacto con el ciberdelincuente.

Ayúdanos a prevenir la violencia infantil, comparte este artículo.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email