Fases el abuso sexual infantil

Publicado el:
Compartir en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
  • Fase de seducción: En ésta, el abusador —por ejemplo, el padre— manipula la dependencia y la confianza del niño o niña incitándolo a participar de actos abusivos, que él presenta como un juego o como un comportamiento normal. El abusador toma las precauciones para elegir el momento y el lugar adecuados en que iniciará el ciclo del abuso.

La persona que abusa utiliza un lenguaje seductivo por ejemplo “tú eres mi sobrina favorita”, “eres la más linda de todas mis hijas”, “tú eres mi nieto consentido”, “eres hermosa y la más tierna de mis ahijadas”, frases que conmueven y facilitan el acercamiento del abusador, al crear un ambiente de confianza y cercanía

  • Fase de interacción sexual abusiva: No es frecuente que el abusador de un familiar, abuse sexual y directamente de su víctima. Lo más usual es que el abusador comience mostrando sus genitales como gestos de exhibicionismo; mirando cuando el niño o niña se desnuda, se baña o se cambia de ropa, lo que es llamado voyerismo. Continuando con manoseos de cualquier zona del cuerpo incluyendo los genitales de la víctima; u obligándole a tocar sus genitales, en ocasiones realiza actos masturbatorios en su presencia, algunas otras veces le pide que realice sexo oral y/o realiza penetración con los dedos del orificio anal y/o vaginal.
  • Fase del secreto La persona que abusa impone la ley del silencio mediante amenazas. Esta fase comienza casi al mismo tiempo que las interacciones sexuales. El adulto sabe que está abusando, pero, al mismo tiempo, este hecho le genera angustia y necesita sentirse seguro y protegido de no ser descubierto, por lo que intenta descargar su ansiedad en la víctima transfiriéndole sus sentimientos de culpa y vergüenza. Una de las alternativas que utiliza es la imposición utilizando la amenaza, pasando por la mentira o la culpabilización, hasta el chantaje y la manipulación psicológica. El abusador convence a su víctima del peligro que existe para ella, para él y para su familia si divulga lo que pasa entre ellos. El niño o la niña terminan por aceptar esta situación y adaptarse a ella. 

Podemos concluir este tema afirmando que, las funciones más importantes de las emociones son: comunicar estados internos a los demás, alertar respuestas adecuadas a situaciones de emergencia, cuando la persona percibe peligro; y estimular la competencia exploratoria de los fenómenos del entorno. Las emociones comunican necesidades, intensiones o deseos, de tal manera que son vitales para la convivencia de la especie humana y sobre todo para la prevención de cualquier tipo de abuso.

Descarga el documento aquí: Manual de prevención del abuso sexual infantil

Este recurso fue compartido por Fundación PAS. Puedes visitar su sitio web aquí: https://fundacionpas.org/

Ayúdanos a prevenir la violencia infantil, comparte este artículo.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email